Libro de recuerdos, anécdotas y condolencias

El fallecimiento de un hermano y un amigo nos coloca ante el valor de la vida y de la redención que Jesucristo nos ha traído con su encarnación, pasión, muerte y resurrección. Es una oportunidad para recordar la fugacidad de la vida y la certeza de la misericordia del Señor.

La partida del P. Brian Fagan, L.C. Al encuentro definitivo con Jesucristo es una oportunidad para agradecer a Dios por todas las bendiciones que nos ha dado mediante su vida y ministerio y para confiarlo al amor del Señor y la intercesión de la Santísima Virgen, Madre de la misericordia. Este libro de condolencias se ofrece como un espacio para compartir nuestras experiencias con este hermano nuestro que ha llegado al final de su carrera.

Gracias por compartir tus palabras.

Memories of Fr. Brian Fagan and condolences

The death of a brother and a friend confronts us with the value of every life and with our redemption through Christ’s paschal mystery. It is an opportunity to remember that we are pilgrims on our path to heaven and that Christ’s endures forever.

Fr. Brian Fagan’s definitive encounter with Our Lord is an opportunity to thank God for all the blessings he has granted us through the life and ministry and to entrust him to Christ’s love and the intercession of Our Lady, the Mother of mercy. This book of condolences is offered as a space to share experiences and memories of Fr. Brian Fagan.

Thank you for sharing your thoughts.

division

Comparte tus oraciones y pensamientos/Share your thoughts and prayers:

Su email no sera publicado / Your email address will not be published. Datos obligatorios / Required fields *

28 condolencias/condolences

  1. Otro santo Sacerdote que le hizo tanto bien a mi vida!!! Dios, gracias por el don de haberlo tenido como director espiritual. Sufrió tanto en vida que estoy seguro que Ya puede ver a los ojos a Dios! Legionarios, les queda altísimo el legado de Santidad, necesitamos Sacerdotes como Él!

  2. Br Brian was the first Legionary I told I wanted to join the Legion! It was August 1974 and we were walking together down from the van to the strand near Bray after a morning of recollection by Br. Walter Bartnicki LC. He asked me “what are you thinking?” and I replied “I want to jine” (= “join” in a Clare man’s mouth)! His answer was “go off now and swim” as the rest of the lads including Br Patrick Walsh and Br Gerard Heaslip were already encouraging their feet to follow their big toes into the cold seawater! My week-long candidacy was my only significant contact with Br Brian Fagan, then almost 7 years in the Legion but the impression of his kindness, respect, piety and dedication has lasted to this day! Thank you, Fr Brian! You started me off well! May the Good Lord take you into his Glory!

  3. Tuve la fortuna de conocer al P. Brian en un viaje a Quintana Roo. Sencillo, abierto, incansable y lleno de Dios. Me alegró verlo posteriormente, cuando estuvo en Monterrey un corto periodo. Le recuerdo con cariño y agradezco su entrega y testimonio de vida. Descanse en paz Padre Brian Fagan, L. C.
    Mi más sentido pésame a todos los Legionarios de Cristo! Dios les bendiga siempre. En menos de 4 meses hemos perdido 4 queridos y entregados Legionarios…. María Santísima nuestra Madre acompañe sus vidas.

  4. Always remember that “no hay leprechauns en mi cuarto”

    Really loved being around you father, always makings us smile and understand that no matter what, you were always a priest loved and sanctified in an amazing way by Jesus. May God give his soul rest in heaven.

  5. Admiré su espíritu sacerdotal profundamente irlandés y lleno de pasión por su vocación sacerdotal como pastor de almas.

  6. Siento profundo dolor ante la muerte física del padre Bryan, como con todos los sacerdotes, calificados en un libro como” Marìa, a sus predilectos los Sacerdotes”.
    Es que su trabajo apostólico es difundir las enseñanzas de Jesús y en la Santa Misa es Jesús mismo, presente en el altar. Son los ungidos por el Señor al servicio de los hombres. Benditos sean y que el Espíritu Santo con sus Divinos Dones los lleve a hacerlos fructificar en buenos testimonios de vida y obras…
    las vocaciones son pocas. Ruego por el aumento de jóvenes que oigan Su llamado.
    Creo que en este momento està en Su Presencia, gozando definitivamente junto a Dios, nuestro Señor, Marìa, àngeles y santos. QEPD padre Bryan..

  7. NUESTRAS MÁS SINCERAS CONDOLENCIAS A LOS LEGIONARIOS DE CRISTO Y NUESTRAS ORACIONES POR EL ALMA DEL PADRE BRIAN FAGAN L.C. QUE CONOCIENDO SU VIDA, NO NOS CABE LA MENOR DUDA DE QUE YA ESTÁ GOZANDO DE DIOS E INTERCEDIENDO POR LA LEGIÓN DE CRISTO Y POR NOSOTROS MOVIMIENTO REGNUM CHRISTI.

    ALFONSO Y CRISTINA OBREGÓN

  8. Nuestras oraciones por el eterno descanso de su alma, nuestro más sentido pésame para su familia y nuestro agradeciminento a Dios por tan maravilloso sacerdote.
    Descance en paz.

  9. ESTA NOTICIA TRISTE, PARA NOSOTROS Y MUY LLENA DE ALEGRIA EN EL CIELO , DIOS ESCOGE A LES ALMAS PURAS Y LES DA UN TIEMPO , Y A ESTA ALMA LE LLEGO SU TURNO Y A NOSOTROS NOS LLEGARA, TARDE O TEMPRANO ASI ES QUE ELEGREMONOS, YA TENEMOS MUCHOS INTERSESORES MIS ORACIONES POR TODA SU FAMILIA QUE EN SU CORAZON ENCUENTREN LA FORTALEZA QUE NECESITAN SRA ROSALBA DEL RIO GALVAN DEL R. C. NORTE EN GUADALAJARA JAL.

  10. Lo que voy a escribir es el recuerdo de un momento decisivo en la historia santa de nuestro querido hermano P. Brian Fagan.
    En 1967 fue el momento en que el P. Brian llegó a conocer a la Legión de Cristo, cuando visitamos su prestigiosa escuela en Dublín y hablamos a su clase de Living Cert. Él fue de los que mostraron interés por saber más sobre la vocación sacerdotal y la misión de la Legión de Cristo. Durante el curso nos visitó en Belgard Castle (Noviciado) y nosotros entramos también en contacto varias veces con él y su familia en su casa. Tomó parte en el candidatado y ahí manifestó su deseo de entrar al noviciado.
    Sus papás aceptaron su decisión y la apoyaron, pero también mostraron su deseo de tener una entrevista privada conmigo entonces reclutador vocacional y rector de nuestra casa en Dublín. Ellos me informaron con claridad de la enfermedad hereditaria de Brian y preguntaron si lo aceptábamos a pesar de ella; dijeron expresamente que Brian podría llevar una vida sana por sólo una parte de su vida y que gradualmente después comenzaría su declive degenerativo. Aunque la que hablaba era su mamá, su papá estaba también ahí; era ya mayor de edad (calculo que al menos 60 años), pero los únicos signos de la enfermedad que había mostrado cuando visitábamos a la familia en su casa o ellos nos visitaban era cierta dificultad en sus movimientos corporales y menos locuacidad. La mamá parecía una mujer muy inteligente, serena, elegante y fina en sus formas.
    Confieso que la pregunta formulada por la mamá me hizo pensar y sentí el peso de la responsabilidad de lo que dijera como respuesta. Pero creo que al irla pensando y ponderando interiormente, sentía también una claridad especial, como si fuera Dios quien me hablara y me dijera que abriéramos la puerta a un alma de tanta calidad y promesas aunque fueran sólo algunos años de su vida aquellos en que podría ser plenamente activo como apostolado externo y otros más como apostolado de la oración y la cruz.
    A lo largo de toda mi vida me ha acompañado la vivencia de este momento y, porqué no decirlo, también cierto temor de posible equivocación en algún grado de mi parte, pero la lectura ahora de este breve resumen de la hermosa vida del P. Brian y del bien que ha hecho a los primeros hombres consagrados en el Regnum Christi ha despejado totalmente estos temores y aumentado la seguridad sobre aquella gloriosa luz que Dios, conocedor del presente y del futuro, me hizo ver y experimentar en ese momento. Doy también las gracias a quienes han hecho esa presentación sumaria en La Red de la vida del P. Brian.
    Siempre admiré al P. Brian por su extraordinaria y verdaderamente muy especial finura humana y espiritual. La irradiaba a su alrededor con su sola presencia.
    Y creo también que los dolores corporales que acompañaron muchos de sus años de apostolado, aún aquellos de normal salud, sirvieron mucho no sólo para purificarlo, sino para ir aumentando su reflejo de Dios en su entorno…. !Y cuántas gracias de Dios hemos recibido por sus oraciones y sufrimientos de los últimos años!… Sin duda no nos olvidará ahora en el cielo…

    P. Cristóforo Fernández LC

    Cotija, 31 de julio 2014.

  11. Fue una verdadera bendición conocer y convivir con el P. Brian mientras vivimos en la misma comunidad de apostolado, la de San Agustín, en Monterrey, durante el corto período en el que interrumpió su apostolado en tierra de misiones en Chetumal. Era un sacerdote sencillo, de una conversación agradable, a quién le gustaba mucho jugar Tennis. Yo era de sus adversarios favoritos porque nunca le pude ganar. Cuando íbamos a jugar siempre era él quien manejaba el coche y a mi me parecía muy curioso que usara los dos pies en coche automático. Era debido a su estatura que aprendió a manejar así, ya que, si trataba de cambiar una pierna de un lugar a otro para pisar uno u otro pedal el volante le estorbaba arriba de la rodilla. En una ocasión, no recuerdo por qué razón en particular, estábamos hablando del tamaño de los sagrarios, ya que se trata de algo que no es común conocer para un seglar y al referirse al que se encuentra en la hermosa capilla del noviciado de Santa María de la Montaña, en Villa de Santiago, Nuevo León, exclamó en un tono tan simpático que no puedo olvidar “es enooorme, parece una despensa” y hasta él mismo se sorprendió de lo espontáneo de su comentario y la pícara comparación ya que su rostro se tornó rojo y se llevó ambas manos a la boca.
    El P. Brian es una muestra más de que son más los sacerdotes fieles y santos que permanecen en el anonimato a aquellos que representan una verdadera minoría que es motivo de escándalo. Estoy seguro de que descansa en paz, al lado de su amado Jesucristo, de quién siempre fue un soldado leal. Mis condolencias a la Legión y su familia por esta importante pérdida. Padre Brian, ruegue por nosotros desde el cielo.

  12. Gracias P. Brian por su ejemplo, su alegría y ese amor a Cristo que de alguna manera nos enseñaba siempre de una manera discreta y sencilla. Siempre llevaré en mi corazón los años de convivencia en México, D.F. Descanse en Paz.

  13. I always find it inspiring to see the scripture passage that states, “for when I am weak, then I am strong” (2 Cor 12:10) illustrated by a life like Fr. Brian’s. It helps me to know what is important in life, and from where comes my strength. May God receive him with loving arms.

  14. Conviví con el p. Brian durante algunos meses, en el curso 1989-1990, en la casa de los consagrados. Yo estaba convalesciente de algunas operaciones y el P. Brian era el Superior. Ya en esas fechas el padre sufría fuertes dolores de cabeza que le obligaban a estar en un ambiente de reposo y en oscuridad pues le molestaba mucho la luz.
    En medio de todos esos dolores de cabeza, tuvo siempre infinidad de atenciones conmigo que nunca he olvidado. Como Superior era un verdadero padre, muy atento a todo y al mismo tiempo muy sencillo y humilde. Puedo testimoniar que vivió su sacerdocio con tital dedicación a los demás, abrazando la cruz que Dios quiso obsequiarle. Vivió en el amor y murió en paz, recibiendo el abrazo amoroso de Dios. Un testimonio sacerdotal que nunca olvidaré. Descanse en paz!!

  15. Los consagrados que llevamos más tiempo podríamos escribir páginas sobre su ejemplo de vida como cristiano, como apóstol, como sacerdote, como formador. Una vida fecundada por la cruz personal y la que asumía de todos nosotros, de cada una, que hacía suya.
    Fiel, alegre, todo un “gentleman” en su trato, en su modo de hablar, de comportarse, de celebrar la Santa Misa,… Atraía a la fidelidad, a seguir a Cristo de modo alegre.
    Quiero contar una anécdota curiosa que habla de su perspicacia. Estudiaba teología en Madrid, en una Universidad Pontificia, en tiempos nada sencillos para defender la fe y el magisterio. Estaban tratando el tema de la infalibilidad del Papa. El profesor se dirige al P. Brian (sabían que era distinto, formal, de ideas “centradas”): “Brian, ¿qué harías si un día por la mañana lees en el periódico que el Santo Padre ha proclamado como dogma la inmaculada concepción de San José?”. Todos los estudiantes estaban pendientes de él, de su respuesta a este aparente dilema. El P. Brian, dándose cuenta de la pequeña argucia, respondió sin inmutarse: “Compraría otro periódico para verificar la noticia”, lo que fue recibido con sonoras carcajadas.
    Esta capacidad la empleaba mucho en la formación, con una clara apertura a la acción de Dios en su vida y en la vida de los demás.
    Ahora nos encomendamos a él, pues goza en el cielo de la presencia de Dios, en esa eterna celebración eucarística que tanto gozaba cada día.

  16. Anécdota vivida por el Diac. Permanente Misael Dzul, quien tuvo la gracia de conocer y convivir con el padre Brian en la ciudad de Chetumal, Q.Roo.

    Un día tenía que celebrar su santa misa, se sintió muy mal y pidió a su servidor celebrar la liturgia, a la hora de la comunión se hincó para que este diácono le diera la santa comunión; días después le comentó a Monseñor Jorge Bernal.- “que dicha de haber recibido la comunión de manos de un diácono”- Monseñor le sonrió y contestó: “es la gracia de Dios”.

  17. Padre Brian desde el cielo junto con el Padre Álvaro, rueguen por todos los que formamos parte de esta gran familia de Dios, que el poco bien que hacemos, nos lo tome en cuenta para llegar a Él.

  18. Sólo me tocó convivir con el P. Brian los dos meses de renovación el verano de 2003; tuve la sensación de que, a pesar de que ya la enfermedad empezaba a manifestarse, era un sacerdote sencillo y fiel, que se relacionaba con mucha facilidad con todos. Descanse en paz

  19. Lo ví por vez primera. Nunca pensé que era el Rector.
    Un chavo , altisimo, rápido como jabalina al aire. Conviviendo con los muchachos que, se consagraban a Dios, en la Legión. Era su guía. Y ellos , lo escuchaban , hablar de Cristo y de María.
    Así si se animaban a Seguir a Jesús. Acaso debían ser tristes en Seguir a Jesús?
    Francamente, No.
    Dios es la fuente de toda Alegría. Ahora ya está en el cielo.
    Allá nos vemos, Seguro que sí

  20. Me uno en el dolor, la esperanza y la oración, con toda la Legión ante la muerte del P. Brian Fagan.

  21. Mis mas sinceras condolencias , primero a la familia del Padre Fagan y despues a la comunidad de los Legionarios de Cristo por esta perdida y ganancia a la vez. Dios los acompanie y bendiga . Todos unidos como hermanos y hermanas en Cristo. ART!!!

  22. Le agradesco a Dios por su vida yo jugaba futbol en mi parroquia con el un excelente portero…en su estancia en chetumal Q.Roo la verdad marco mi vida con su sencilles y su paternalidad que Dios lo tenga en su santa gloria…..padre gracias por todas esas tardes divertidas!!

  23. Nuestras condolencias a toda la familia Legionaria, Dios Nuestro Señor, lo reciba en su Reino.

    Asi como a su familia biologica, Dios les dara la aceptacion cristiana,

    Fam. Bejarano Torrecillas

    Chihuahua, Mexico

  24. Mis más sinceras condolencias a los hermanos. pero el P. Brian ya está en los brazos de nuestro padre

  25. Padre Brian siempre le recuerdo con gran cariño y admiración por su paciencia,comprensión,misericordia y humildad y esa paz que a pesar de sus dolores irradiaba.
    Pida por nosotros ,abogue para que tengamos un lugarcito con usted en Dios.

  26. ¡V.T.R¡

    Venid, benditos de mí Padre, a tomar posesión del Reino de los Cielos.

    Unidos en la comunión de los santos,pidiendo y agradeciendo a Dios su fructífero ministerio sacerdotal.
    Con todo cariño.
    Fam. Salazar Márquez.