Ser Legionario

¿Has sentido la inquietud de seguir a Cristo? 

Dios te puede estar llamando a ser Legionario de Cristo.

Cuando Dios llama, se percibe en el corazón la invitación hacia un estilo de vida que requiere de discernimiento, para ver primero si Dios está llamando y, luego, para saber a dónde está llamando.

Como toda vocación, el llamado a formar parte de la Legión de Cristo es una invitación gratuita de Dios. San Juan Pablo II dijo que la vocación es un «don y misterio», pues es Dios quien llama a quien Él quiere, cuando Él quiere y a donde Él quiere. La oración, la recepción asidua de los sacramentos, la lectura de la Palabra de Dios y la dirección espiritual son medios muy adecuados para descubrir la propia vocación.

«Dios nos llama a pertenecer a la Iglesia y, después de madurar en su seno, nos concede una vocación específica», la vocación nace en la Iglesia, crece en la Iglesia y está sostenida por la Iglesia (Papa Francisco cf. Mensaje para la 53 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones).

La respuesta a este llamado nace de la generosidad del corazón en un ambiente de libertad interior.

infografia_formacion_OK

Si quieres contactar a un promotor vocacional para iniciar un proceso de discernimiento:

En México y Centroamérica En España En Estados Unidos Colombia y Venezuela

¿Te gustaría conocer cómo viven y qué actividades tienen los noviciados de la Legión de Cristo?

nuestra_historia_300x300

documentos_300x
rezamos-por-ti